martes, 6 de abril de 2010

Capítulo 11: Chile con mi padre (2ª Parte)

Hola a tod@s:

En esta ocasión vamos a continuar con las excursiones que realizamos con mi padre por Chile.

El señor Elias me dijo que había unos sitios muy bonitos por donde él vive. La población se llama Los Niches, y los lugares que podíamos visitar allí eran: Estero Potrero Grande, donde se pueden observar bellos parajes y aguas cristalina ideales para el baño; Las Buitreras lugar donde se pueden apreciar bellas caídas de agua y un frondoso bosque; Upeo, pequeño poblado pero un gran paisaje y Monte oscuro, es un bosque muy frondoso. No busquéis las fotos, porque fuimos al lugar pero no lo vimos, ya que el camino estaba cortado debido a los desprendimientos provocados por el terremoto. Otra vez será, no os preocupéis.
Y como estábamos allí, algo teníamos que descubrir. De repente vimos un cartel que indicaba "Fundo Monte Grande, parque el Buchén"; sonaba bien, con que nos dirigimos a él. Pero al llegar vimos que había una puerta cerrada, había una chica. Adivinar quien se bajó del coche, para preguntar. ¡Muy bien! habéis acertado, Yo. La chica se llamaba Rosa o algo así, jaja, es que los nombres de aquí son difíciles de aprender. Me comentó que se trataba de un parque privado, que era de un señor, me dijo que era precioso que había unas vistas impresionantes, lagos... con que no nos podíamos ir a de allí sin verlo, total que intenté "liarla" y al final lo conseguimos. Teníamos que decirle al administrador que estábamos interesados en ver el parque porque queríamos ver las parcelas que venden. Es increíble han dividido un monte en parcelas y ahora las venden, sólo hay una parte de monte protegido, cuando compras una parcela tienes en co-propiedad parte de este monte. Igualito a España. En las fotos podéis ver las vistas, impresionantes de verdad, se ve el río, las montañas "los Andes", sin palabras. Como sin palabras nos dejó el cartel que aparece en una foto.
¡A ver que veis que no os cuadre!,
¡a ver si sois capaces de leerlo!, porque a mi os aseguro que me cuesta.

Ah! por cierto se me olvidaba; Mientras yo voy a clases de inglés, mi Duca se ha sacado el carnet de conducir, jaja. y Tyra (su madre) hace de copiloto, diciéndole "Duca derecha ras...." y como no podía faltar Beta, va de señorita en el asiento de detrás, esperando que le sirvan sus huesitos rocher. Jaja.

Otro fin de semana fuimos a Los altos de Lircay; y ahora un poquito de cultura: La Reserva Nacional Altos de Lircay se encuentra en el corazón del Maule, región a la que también pertenece Curicó. Esta reserva se encuentra a 130 km de Curicó dirección Sur, en el pueblo de Viches Alto. Fue creada en 1996, sus 12.163 hectáreas de extensión, alberga centenarios bosques nativos de robles, lenga y coigües; y como no podía ser de otro modo: grandes volcanes como los Descabezados y el Quizapu, el cual es famoso por haber registrado la erupción más grande de la historia de Chile, ¡Que bien! .
Los ríos que pasan son el Blanquillo y el Lircay, también cuenta con grandes lagos cordilleranos como la Laguna del Alto. En la reservia coexisten una sorprendente variedad de flora y fauna, miles de flores asombrosas, plantas, insectos, animales... muchos de ellos únicos, los cuales sólo se encuentran allí. Y como no podía ser de otro modo en cuento dejas la autopista, llegando a Talca, un tramo de carretera y....... supercamino, pero no un camino normal, eso no tiene emoción, lo que está bien es cuando hay baches impresionantes que parece que vas en la montaña rusa.
Por fin llegamos a la entrada, allí una chica, supermaja, nos explicó lo que podíamos ver en esa zona y las caminatas que habían más arriba, donde no se podía ingresar animales, y nosotros con las 3. Al final la chica me dijo que si las llevábamos en brazos haría una excepción, pero imaginar, pobre del que le toque Tyra (9 kg) y sino Beta, jajaja. Decidimos primero ver la zona donde podían ir sueltas.... Allí vimos una cosa muy curiosa, No se oían pájaros, increíble en medio de la naturaleza, aunque como veis en las fotos estaban, pero muditos.
Empezamos a recorrer el bosque y nos encontramos un monumento arqueológico denominado "Las Piedras Tacitas"; son rocas, en este caso grandes, en donde los indígenas tallaron una serie de cuencos o cavidades para usarlas como mortero para moler grano. También se usaban para rituales. Las Piedras Tacitas pueden encontrarse en buena parte del continente, las hay de distinta forma y tamaño. Y continuamos por el camino del bosque hacia la Punta de Águila, donde había un mirador muy bonito en unos acantilados impresionantes. Se suponía que íbamos a comer allí pero no hubo forma porque las avispas no nos dejaron y tuvimos que trasladarnos a otro sitio. Alguna que otra... tanto caminar la agotó, y tuvo que ir a parar a los brazos de Antonio.

Un besito
Rosana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada