lunes, 11 de abril de 2011

Habemus Nombrem

Hola a tod@s;


Nos complace comunicaros que por fin nuestro pequeñajo YA TIENE NOMBRE, después de grandes debates....

En el registro va a figurar como Santiago, ya que su padre quiere que se llame así, como estamos en Chile y va a nacer en Santiago..., cosa que yo no compartía mucho, pero le vamos a llamar YAGO, que es una abreviatura de Santiago, y más bonito también, jajaja, esa es mi opinión.

¿Qué os parece?

Es un nombre de origen Hebreo, es una variante de Jacob, Jaime, Iago, Santiago. Significa "Aquel que es seguidor de Cristo".
Yago es la castellanización de Iago, forma antigua gallega y asturleonesa de "Iacobus/Iacob", del hebreo Jacob. Forma parte del origen del popular nombre de Santiago, fruto de la unión de Sant+Iago.

Según se dice... las personas que se llaman Yago son grandes artistas, les encanta escribir y crear, ya que para ellos es un medio de comunicación con los demás. Son inteligentes y prácticos y saben utilizar al máximo sus habilidades naturales.

En el amor son apasionados y generosos.

Según distintas naturalezas se dice lo siguiente:

1. Naturaleza Emotiva: Naturaleza diligente, cuidadosa y emotiva. Tiene originalidad, adquiere intelectualidad y recibe autoridad. Ama lo posible y lo imposible. Le gusta sentirse realizado y mejorado.

2. Naturaleza Expresiva: Es minucioso. Se expresa de manera de llamar la atención y se siente superior. Busca la prosperidad y la realización. Ama la ejecución, la planificación y aportar ideas.

3. Talento Natural:Es mente de pensamiento desbordado. Se expresa como pensador inspirado que eleva las ideas y hace de cada idealización una realización. Recibe aumento en labores que requieren de la comunión de su pensamiento con la cosa pensada. Labores más bien cerebrales que manuales. Ama las cosas del pensamiento, más al crearlas que al disfrutarlas.

Podría destacar en profesiones como médico, enfermero, filántropo, abogado, escritor, pintor, bailarín o en labor comunitaria, sirviendo al público, no está mal, ya veremos que termina siendo.

Bueno, el caso es que ya tiene nombre, cuna, carrito y lo que aquí llaman "huevito" (que es donde se lleva al bebé en el coche cuando es muy pequeño).

Os preguntareis porque esperar hasta tan tarde, ya que sólo falta un mes, para comprar el cochecito, pues… todo tiene su explicación. Resulta que como siempre pasa, para comprar algo que te guste tienes que ir a Santiago, pero de todos modos la oferta no es mucha y además el precio se multiplica al español.

Total, que fuimos a la única tienda de Santiago que tenía un carrito que nos gustaba. La chica nos explicó las características del carrito, y Antonio le pregunta por el precio, como es normal, ¿no?. Pues la chica le suelta; “Pero Usted ¿qué quiere? ¿Calidad o precio?”, será gilipollas. A lo que Antonio le responde que las dos cosas, como es lógico. ¡Increíble!.

Pero lo más increíble viene cuando nos dice que para que nos lo traigan de Francia, hay que pagarlo INTEGRAMENTE, porque o sino no iban a traer cochecitos de ese modelo, cuando era el más nuevo. Lo hacen para que te asustes y les financies 100% su venta. Así yo también me hago importador, pero de cosas más caras, Ferraris, etc., existiendo 0% de riesgo, no está mal, estos sí que saben.

Total que Antonio se negó, y decidimos que cuando llegasen llamaríamos para preguntar, y sí no habían siempre lo podíamos llevar en una “espuerta de vendimiar” jaja. Total, como era de esperar, trajeron un montón de carritos, y uno de esos es el de nuestro Yago.

Un besito

Rosana


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada